Carlos de Haes

Posted on enero 12, 2011

0


Carlos de Haes fue un pintor español de origen belga (Bruselas, 25 de enero de 1829Madrid, 17 de junio de 1898).

Nace en Bruselas, el 25 de enero de 1829 y es aquí en Bélgica, entre 1850-55, donde Haes no sólo recibió una sólida formación gracias a la enseñanza de Joseph Quinaux, sino que se puso en contacto con un ambiente cosmopolita y recogió la influencia del paisajismo francés plenairista. Vuelto a España, ganó la cátedra de Paisaje de la Real Academia de San Fernando de Madrid en 1857. Carlos de Haes fue el introductor del paisajismo en la pintura española y creó una importante escuela de pintores madrileños, ejerciendo desde entonces una enorme influencia en varias generaciones de paisajistas españoles. Entre sus alumnos estuvieron Jaime Morera, Aureliano de Beruete y Darío de Regoyos, a los que educó con sus sabias enseñanzas y natural bondadoso en los secretos de la técnica y en el amor a la naturaleza, la mayor de sus pasiones junto con la pintura.

Trabajador infatigable hasta 1884-85, en que por razones de salud tuvo que dejar los pinceles, dejó un inmenso legado en el que se advierte una constante evolución de su técnica y de su estilo, progresivamente más libre, limpio, suelto y espontáneo, salvo el relativamente efímero ensombrecimiento de su obra hacia 1876-77, como consecuencia de la muerte de su esposa y de su hija recién nacida. Muere en Madrid el 17 de junio de 1898.

Se le puede clasificar como paisajista dentro de la tendencia general del Realismo. Lo mejor de su extensa obra (cuatro mil cuadros y apuntes) se puede ver en el Museo de Málaga, en el de Museo de Lérida (legado Jaime Morera, 80 piezas) y en el Museo del Prado, que recibió 183 obras del extinto Museo de Arte Moderno, al cual las habían donado sus propios discípulos.

Siguiendo el ideal académico, consideraba que el fin del arte es la verdad que se encuentra en la imitación de la naturaleza, fuente de toda belleza por lo que el pintor debe imitar lo más fielmente posible la naturaleza, debe conocer la naturaleza y no dejarse llevar por la imaginación.

No puede considerársele seguidor del plenairismo, pues era partidario de trabajar del natural sólo los bocetos preparatorios, mientras que el cuadro final debía, según él, ser acabado con el trabajo clásico de taller. En cuanto a la técnica, su pincelada tiene connotaciones impresionistas, no así el tratamiento de la luz y el color, alejado de la espontaneidad e inmediatez de este movimiento pictórico. Sus vistas están compuestas a la manera clásica, aunque con predominio de la tierra frente al cielo, que suele estar reducido a un tercio de la superficie del lienzo. . El Museo del Prado posee una importante colección de paisajistas que no sólo incluye a Haes, sino también obras de sus seguidores, como los mencionados Beruete y Regoyos, lo cual facilita al espectador comparar la evolución que el paisaje experimentó a lo largo de las dos generaciones que representan.

Posted in: ARTE